INSTALACIÓN SOLAR FOTOVOLTAICA AISLADA

 

Una instalación fotovoltaica aislada es una forma sostenible de generar energía. Utiliza la luz del sol para convertir la energía solar en electricidad, que se puede utilizar para alimentar dispositivos eléctricos. Las instalaciones fotovoltaicas aisladas se pueden utilizar en zonas en las que no hay acceso a la red eléctrica o en zonas donde el suministro de energía eléctrica es interrumpido.

Casos en los que se puede hacer esta instalación:

  • Instalación fotovoltaica aislada es una opción ideal para aquellos que no tengan conexión a ninguna red eléctrica, por ejemplo en casas apartadas. En este caso, se aprovecha la energía del sol para generar electricidad mediante paneles solares y se almacena en baterías para el uso posterior, de esta forma, se consigue una energía más sostenible y se evita el gasto innecesario.
  • La casa tiene conexión pero está aislada de la red eléctrica y, en su lugar, utiliza una instalación fotovoltaica sostenible que almacena energía en baterías para usar durante la noche.
  • La casa está aislada de la red eléctrica durante el día, y conectada a la red eléctrica por la noche. La instalación fotovoltaica aislada le permite a la casa producir su propia energía durante el día, de manera sostenible y usarla por la noche.
 

En estos dos últimos casos es necesario un contador invertido.

 

Ventajas

  • Proporcionan energía durante horas nocturnas.
  • Todo lo consumido es gratis ya que lo generamos nosotros mismos.
  • Ampliable en función de las necesidades y se puede mejorar en el futuro
  • Ahorro en la conexión a la red eléctrica.

 

Desventajas

  • Se necesitan baterías que tienen un precio elevado y aumentan el coste de la instalación.
  • Rendimiento reducido en caso de baja radiación.